lunes, 29 de noviembre de 2010

Cómo no iba a estar pensando en ti...


Pierdo verticalidad en ésta sobredosis, en este sin ti pero contigo en mis sueños. Puedo suspirar y agarrarme a tu cintura para jurarte que más allá de tus pupilas nada me importa, que me revienta a hostias por dentro esas arrugas que te salen cuando sonríes, y esa forma tan tú de mirar así tímidamente, como con miedo a decir en silencio cosas que siempre te callas, que solo pasan por tu cabeza como aves que emigran a quién sabe dónde y con quién. Vivo de esos pequeños gestos que me pierden, que me empachan de tu olor y tu nombre con sólo una letra, que simplemente son así, jodídamente nítidos en mi conciencia las 24 horas de todos los días que no te veo y de esos que te dices "bueno, puede que sí" pero termino por esconderme en esta pequeña burbuja hecha de inseguridades, porque puede que ser tenga sentido pero contigo, y puede que me de miedo el vacío, y voy a temblar el resto de la noche con esto de que últimamente tú eres el motivo, que si te veo dormir junto a mi sólo me queda pensar "oye, chica, no dejes pasar ni un segundo, llevas luchando toda tu vida por conseguirlo".

1 comentario:

txè dijo...

eá!

yo voy a acabar retirándome de
la escritura...eres PUAG!