sábado, 19 de marzo de 2011

Mis precipicios.

- Tomé tu corazón y le di la forma de mi nombre. Tatúe en tu piel recuerdos con miradas cómplices como garantía. Jugué a quererte.
Toma, te le devuelvo.
- ¿Y ahora?
- Ahora, bienvenida al mundo.

Podemos ganar o perder, pero realmente no importa si me dejas seguir tus vaqueros por el suelo de mi cuarto una vez más. Te contaré un secreto: aquí, nadie es virgen. Estos son mis credenciales.
"Te tomo prestado la mitad de tu pasado para derrochar innecesariamente cariño."
¿ Sabéis? Que le den por culo a la vida. Hay cosas importantes por las que luchar, pero en cuanto acabe la última palabra de esta mierda de texto que NO TIENE NI PUTA idea de mis sentimientos, me declaro oficialmente en huelga con el corazón, y de vacaciones.

1 comentario:

Amarilla dijo...

Me uno a la huelga!